Radiografía de la sociedad mierense 1937

El 27 de noviembre de 1937, a las cuatro de la tarde, Dolores Valdés era detenida por una simple discusión sobre los acontecimientos políticos que estaban teniendo lugar en su Mieres natal. Su detención corrió a cargo de un vecino y guardia de Asalto, Froilán G. M, cuyo cuerpo de policía había sido creado años atrás durante la Segunda República, con la finalidad de ser fiel al gobierno que llevó a cabo su creación. Lo que después de esta simple discusión sucedió, queda firmemente grabado y expuesto en las precisas e inéditas Memorias de Dolores.

El crispado ambiente que reinaba en esta pequeña villa asturiana, a consecuencia de los tumultuosos actos que tenían lugar durante ese primer año de Guerra Civil y donde Oviedo fue escenario del duro enfrentamiento entre las fuerzas republicanas y las fuerzas sublevadas o nacionales, queda patente en la interesante documentación obtenida en el Archivo Municipal de Mieres.

Y así, tres días después de su encarcelamiento en el Convento de los Padres Pasionistas de Mieres, el Alcalde de Mieres José María García Comas, informa a todos los mierenses, como en el mes de Octubre de ese mismo año 1937, se había constituido una Junta al objeto de homenajear a los caídos en la defensa de Oviedo y cuyo homenaje consistiría en la creación de un Panteón al objeto de recoger los “restos de los héroes caídos en la defensa de Oviedo y de la Patria y un Monumento que perpetúe la gesta heroica de los defensores de esta mártir ciudad”.

Esta simple declaración de intenciones, deja buena muestra de la situación a la que Dolores y otros ciudadanos tendrían que enfrentarse, así como de las consecuencias que sus actos llevarían aparejados por seguir siendo fieles al gobierno de la República.

Pero siguiendo con esta interesante documentación, ya desde la constitución de esta Junta, bancos, industria y comercios locales participaran con sus atribuciones, así como aquellos asturianos que tengan a bien contribuir con su generosidad a tal “magnificencia”.

Y así su declaración de intenciones queda patente al exponer:

Nada más natural, que Asturias entera rinda un homenaje heroico a los heroicos muertos y supervivientes, que al defender y salvar Oviedo, han rendido el mayor servicio a Asturias y a España.

Su gesta es tan grandiosa que se empequeñecería al intentar narrarla, Un escritor en frase feliz, ha dicho que el mérito de esta epopeya, es tan grande que su mayor elogio consistirá en que será puesta en duda por las generaciones futuras.

No duda esta Comisión, que Asturias en masa y todos los asturianos residentes en todo el mundo, contribuirán a engrosar con sus donativos la suscripción que se abre.

Y para llevar a cabo este “tan sentido homenaje”, a los efectos de dar difusión, los corresponsales de los periódicos que se vendan en Mieres, publicarán una nota BIEN HECHA, invitando a los vecinos de este concejo a contribuir, a esta suscripción en honor de los defensores de Oviedo, que fueron los defensores de toda Asturias y quizás de toda España.

Esos defensores escribieron su historia con sangre, los mierenses en agradecimiento deben SUSCRIBIRLA con dinero, SIN EXCEPCION DE NINGUNA CLASE y con la cuantía que corresponda a la situación económica de cada uno.

PARA LA COMISION DE MIERES, esta se encarga de hacer la lista más completa de los presuntos donantes, a quienes enviará una circular de la Comisión Provincial. Esta lista tendrá orden alfabético y si a los 15 días de enviar las circulares la gente no responde como debe, se colocará en los mismos lugares de las suscriptas para recordar a quienes tienen medios de fortuna la necesidad imperativa de que conste su nombre en esta pagina de sacrificios pecuniarios, humilde compensación del gran sacrificio ya consumado de Oviedo y sus defensores.

Descarga del documento:
Homenaje a los caídos en Oviedo.

Compartir:

Anterior

Siguiente