Las reformas del coronel Montesinos

Las reformas del coronel Montesinos.

Interesante conversación la que hace Dolores en sus memorias, tras incautarle cinco cuadernos y catorce hojas sueltas en la prisión de Saturrarán.

Su referencia al coronel Montesinos, con el ánimo de que las reformas implantadas por este coronel años atrás, fueran con urgencia llevadas a cabo en esta prisión guipuzcoana.

… yo soy su juez instructor y no puedo, pero se defenderá usted misma con esa lógica acerada que tiene.

—Sí señor, como no me atropellen ese derecho de defenderme lo haré. Porque señor juez pienso muchas veces lo poco que les quedó de aquel gran penalista Rafael Salillas y del coronel Montesinos, que querían devolver a los que por lo que fuera, iban a cumplir una condena. Copiaron mejor aquello de, “para hacer al bueno malo y al malo peor”. Porque que yo sepa, hay en el penal lo menos 30 maestras con título y no organizan unas clases siquiera para justificar la venta de material escolar…

España fue pionera en implantar las ideas revolucionarias y humanitarias en el sistema penitenciario. Así, a mediados del siglo XIX, mucho antes de que el resto de Europa abandonara las antiguas estructuras penitenciarias basadas en el castigo físico, la reclusión y la falta de higiene, el coronel Manuel Montesinos, director de la prisión de Valencia, puso en práctica allí el sistema progresivo penitenciario que permitía la reducción de pena por trabajo y mejoraba las condiciones de los presos.

Montesinos creía en la reinserción de los presos y procuraba hacerles comprender que la disciplina era indispensable, pero que ellos podrían redimir sus penas por trabajo y así conseguir, en último término, la libertad condicional.

El coronel estaba tan convencido de sus ideas que sin ninguna Ley que lo autorizara, pero amparándose en las Ordenanzas Generales de Presidios de 1834 las puso en práctica en el penal de Valencia.

En poco tiempo consiguió transformar la citada prisión en una cárcel de “seguridad mínima” y para ello, creó talleres, oficinas, farmacia, enfermería, patios con naranjos y hasta un pequeño jardín. El lema del coronel Montesinos era sencillo: “la prisión sólo recibe al hombre. El delito se queda en la puerta”.

Fuente documental:
Coronel Montesinos

Fuente documental:
Anuario de Derecho Penal

Fuente imagen:
Transformación cárceles siglo XIX

Compartir:

Anterior

Siguiente